Los cambios científicos y tecnológicos producidos estos últimos años deben, según algunos expertos, tener su influencia en la educación del siglo XXI, donde el alumno tiene las herramientas para ser más protagonista, y menos pasivo…