Pequeño poema en torno al viento guerrero, que siembra el caos a su paso…
¡Salve, viento,
mi hermano, mi miedo!
impío barrendero
que mezclas lo malo y lo bueno
descreando el mundo tan longevo,
rompiendo los lazos de casamiento
del agua y la tierra:
¡que se vea la guerra!
¡Salve, viento, mi hermano, mi miedo!