El Arcipreste de Hita, poeta medieval español, escribió este poema sobre las pasiones humanas; aquí está la versión de Paco Ibáñez.

(el vídeo puede verse con o sin subtítulos)

 

Aristóteles lo dijo…

 

Aristóteles lo djo, y es cosa verdadera,

que el hombre por dos cosas se mueve: la primera,

por el sustentamiento, que la segunda era

por haber juntamiento con la hembra placentera.

 

Si lo dijera yo se me podría tachar,

más lo dice un filósofo, no se me ha de culpar.

De lo que dice el sabio no debemos dudar,

pues con hechos se prueba su sabio razonar.

 

Que dice verdad el sabio claramente se prueba;

hombres, aves y bestias, todo animal de cueva

desea, por natura, siempre compañía nueva

y mucho más el hombre que otro ser que se mueva.

 

Digo más el hombre, pues otras críaturas

tan sólo en una época se juntan, por natura;

el hombre, en todo tiempo, sin seso y sin mesura,

siempre que puede, quiere, hacer esa locura.

 

Prefiere el fuego estar guardado entre ceniza,

pues ante se consume cuanto más se le atiza;

el hombre, cuando peca, bien ve que se desliza,

más por naturaleza, en el mal profundiza.

 

Yo, como soy humano y, por tal, pecador,

sentí por las mujeres, a veces, gran ardor.

Que probemos las cosas no siempre es lo peor;

sabed el bien y el mal y escoged lo mejor.

 

                                                                                                Arcipreste de Hita